sábado, 7 de febrero de 2009

Sigur Rós


Hoy me acompañan las notas de este grupo mientras pienso en todo el tiempo que ha pasado y en cuántos errores he cometido.


Algún instante incluso se me pasa por la cabeza la idea de llorar, pero creo que la culpa es de la música y de mis hormonas. Cansada de recordar los momentos que me hicieron feliz, pienso en todos los besos a medias, las palabras por cumplir, las frases vacías, las caricias que eran puro tacto y cero sentimiento...han pasado 2 años y medio desde mi última pareja. En realidad menos, pero lo último, no cuenta como pareja.


Mi 'nocuenta' es esa persona que consigue dejar una huella ¿imborrable?


Después de experiencias lésbicas, sexo en la calle, estar con uno cada fin de semana, acostarme con cuasi-desconocidos...he descubierto que, muy a mi pesar, soy capaz de hacerlo todo sin sentir nada. Como una muñeca de trapo, una muñeca desgastada.


Recuerdo sus manos en mi espalda y el sabor de su boca, recuerdo su saliva en mi cuello tras un beso excitante, recuerdo las tardes tocándonos simplemente para sentirnos y recuerdo su mirada dulce cuando estabamos a solas. Recuerdo los guiños furtivos cuando nadie nos veía y los mil secretos que solo él y yo entendíamos. Recuerdo no ser capaz de olvidarle, recuerdo lo que dolía no tenerle. Mañana le veré, como nunca hemos sido novios...somos amigos. Mañana le daré un beso y un abrazo y el mundo seguirá girando ignorante de que podría hacerle el amor una y otra vez hasta el día siguiente, despertar a su lado y seguir queriendo sentirle...seguir queriendo jugar, ser su muñeca...aunque duela.


El único con el que no he salido, el único que sé que no olvidaré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario