sábado, 21 de marzo de 2009

Sus ojos marrones miraron a la niña con paciencia y sin atisbos de cansancio volvió a empezar.

- Los negros son negros porque nacen de ese color, hay gente que nace negra porque sus padres lo son.
- Pero mamá, ¿no es porque toman mucho el sol? Porque en África hay mucho sol...
- No, es como tú, que eres blanquita y aunque te de mucho el sol, te vuelves tostadita, no negra. Ellos son negros, nacieron así.

Manos finas y maniáticas, todo en orden, todo en listas de caligrafía curiosa, caligrafía de máquina de escribir, redonda, fina, grande. Ella perdía las horas escuchando U2, Dylan, Janis Joplin, The Beatles y The Clash.

Siempre recordaré su cuerpo, tostadito,piel fina, su tripa plana, sus piernas delgadas, sus caderas.

- ¿Has visto qué deditos? Son como gusanitos, que pies más pequeños, es para comertelos.

Y ya han pasado 12 años sin que me los muerda.

3 comentarios:

  1. Recuerdo la primera entrada... en ella asegurabas decir la verdad cuando decías que nunca más lo harías, que este cuaderno estaría lleno de mentiras... ¿mientes mucho?

    ResponderEliminar
  2. Debería mentir más a menudo. A veces empiezo por una fantasía y acabo con una realidad, a veces solo divago y otras invento. A veces, todo lo que digo es verdad, pero ojalá fuera mentira.

    ResponderEliminar