domingo, 28 de junio de 2009

Casi Real

Como capricho cuando tengo tiempo, me doy el placer de dormir la siesta antes de la comida. Hoy ha sido una siesta extraña, he tenido un sueño erótico que, como todos los sueños que tienes medio dormida, ha terminado mal. Cuando estás en ese estado, tus instintos te pueden así que inconsciente empiezas a masturbarte. El problema es que tu mano esta en cualquier otro sitio menos donde debería y tus dedos, que ahora se mueven arriba y abajo en tu hombro, son los que terminan por despertarte. Si tienes suerte, como me ha pasado a mí hoy, el sueño puede darte una pequeña tregua en la que, aún en el reino de Morfeo, tienes la suficiente voluntad como para mover tu mano a un sitio mucho más divertido. El cuerpo te arde y todo indica que tendrás un orgasmo de película, bastan unos minutos para que llegues a correrte solo que, por desgracia, es un sueño. Algo debe pasarle a mi cuerpo pero…es como si no tuviera orgasmo. Llegan todas esas sensaciones y luego, plaf! Me despierto y mi cuerpo sigue con la tensión acumulada y la excitación pero sin ganas de masturbarme de nuevo. Es frustrante.

¿Por qué me pasa esto? ¿Es que ahora, encima de soltera, mantengo una guerra con mi vagina? Solo pedía un poco de relax, mi cuerpo estaba en el estado perfecto, corría aire en medio de estos días agobiantes y mi mente estaba trabajando sola, sin necesidad de darle órdenes, era una buena fantasía llena de morbo… ¿Por qué?

Definitivamente, este año me compro un vibrador.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Definitivamente estoy enfermo... Lo que más me ha preocupado de tu relato ha sido que duermas la siesta ANTES de comer... Aunque claro, a lo mejor es una de esas dislexias que todos tenemos. Si no lo es, entonces es la explicación a todos tus males... No duermas antes de comer, sino DESPUES.... ¡¡¡ ya verás que bien te quedan los sueños !!! (los eróticos, también...)

    ResponderEliminar
  3. Puede que no lo creas, pero por imitación he dormido algunas veces la siesta después de comer. Me sienta mal, la siesta de antes me deja despierta y con ganas de hacer cosas, la de después me pone de mal humor y con dolor de cabeza. Aunque si me aseguras buenos sueños eróticos, tendré que replantearme mi vida. ¿es tan malo tener mala leche a las 5 de la tarde si a cambio el placer no se limita a cuando comes chocolates valor? mmmm lo pensaré esta noche...

    ResponderEliminar