viernes, 5 de junio de 2009

MI ABUELA LO HA DEJADO CON SU NOVIO



Es la nueva crisis familiar. Soy la damnificada de sus discusiones por teléfono pero ella intenta hacerse la fuerte, intenta evitar que la vea elevar el tono o decir esto y aquello. Se echan cosas en cara, se reclaman cosas que nunca dieron, hablan como dos quinceañeros. Ella le miente, le dice que ha quedado con sus amigas a tomar café para que él no se sienta dueño de nada, él le ofrece ir a los toros en un vano intento de ser conciliador, ella finge una amabilidad y una amistad, luego se llaman y discuten pero ninguno escucha.

Esta trama se acerca mucho a cualquiera de las presentadas en Sexo en Nueva York pero mi abuela pertenece más bien a la franja de las Chicas de Oro.

Ella finge indiferencia, dice que se siente agusto, que ahora está mejor, que no se va a quedar en casa por nadie y menos por un hombre. Él le pide una amistad pero se comporta como un novio oficial.

Mi abuela se casó de joven, como todas para conocer la libertad. Dejó de ser de su padre para ser de su marido aunque en el fondo todo eran excusas, mi abuela nunca se dejó dominar por nadie, ni cuando las circunstancias lo pedían. Tuvo a su marido al lado durante años, le enseñó a ser adulta, tuvieron hijos y lucharon contra todos los problemas. Ella aún se queja de sus manías, dice eso de: - Tu abuelo era un liante, siempre lo tenía que tocar todo, me desmontaba la radio y todo lo que cogiera por banda. ¡Y porque yo no le dejaba, que si no me desmontaba la casa entera!- pero de sus palabras se deduce melancolía y ternura, como si echara de menos poder decirle eso de: -Amador, ¡compórtate!

Conoció a su novio hace años, se limitaron a verse los fines de semana, él la llamaba dos o tres veces al día, por costumbre. Se han querido, creo. Me enternecía ver como ese hombre divorciado y con cinco hijos, en una etapa que se me hace tan lejana, le mandaba flores cada año en las fechas señaladas.

Recuerdo ‘Memorias de mis putas tristes’ y pienso que García Márquez tenía razón, no existe edad para enamorarse.

Ahora, por primera vez en sus 69 años, mi abuela no es solo una viuda, ahora tiene un ex.

2 comentarios:

  1. ¡Vaya con tu abuela! Por cierto... ¿cómo puedo seguir tu blog?

    ResponderEliminar
  2. copia la url y dentro de tu página inicial de blogspot, le das a 'añadir' y pegas la dirección. Gracias

    ResponderEliminar