viernes, 31 de julio de 2009

Cafés de verano

Quizá ha llegado la hora de empezar a contar verdades. Tendré que empezar por decir que el otro día me tropecé con el fantasma del verano pasado y me comentó algunas cosas que hice mal. Me llevó a verme en la cama con ojeras y sin poder dormir en larguísimas noches de insomnio, calor y mosquitos. Luevo vino el de los veranos futuros y ninguno se parece a lo que yo me imaginaba. Tampoco este es lo que habría imaginado con 15 años.

Entre viajes en el tiempo y trabajo, apenas me queda tiempo para celebrar mis 'no cumpleaños' y, mucho menos, los de mis amigos. Anoche iba a quedar con uno de ellos pero al final no pudo ser. Se está liando con un italiano que le da más motivos que yo para sonreír. No es que no me quiera, es que él es humano.

Así que pasé la noche caminando entre aguas cual pobre tocado por la mano del Dios cristiano y pensé: - Dios mío, Zapatero piensa que los cafés cuestan unos 30 cent. Eso significa que los toma de máquina y que en el parlamento son muy baratos.- Luego me imaginé una escena de Cámera Café donde Mª Teresa Fdez de la Vega vistiera como Cañizares y Rajoy fuera el de Gestenfeiser. También me imaginé a la ministra de igualdad contando las batallitas de sus dos niños y a Bono con corbatas horribles y trajes de chaqueta, presumiendo de su última juerga en 'El momento'. ¿Quién será la 'Victoria' de allí? Probablemente la Sinde sea su Carolina Cerezuela y ZP alargue el café 40 minutos para no volver a trabajar.

1 comentario: