miércoles, 29 de julio de 2009

Esas odiosas comparaciones


El mismo vestido en cuerpos tan distintos. Aunque me gusta pensar que la mayoría de las modelos no son personas que han perdido su salud por una carrera exigente, me encuentro con estas fotos y el engaño cae por su propio peso.

En un juego de ‘encuentre las 7 diferencias’ lo último en lo que nos fijaríamos sería en el color del vestido. Las ojeras, las cláviculas más marcadas a la izquierda, el tamaño de esos muslos, el pecho de la actriz o, simplemente, que una sonríe y la otra no.

pdt: El vestido es de Balmain.

2 comentarios: