lunes, 20 de julio de 2009

Gripe A


Se prevée que este año morirán 8000 personas por culpa de la pandemia, las mismas que mueren habitualmente cada año por la gripe estacional. Esta 'modesta' cifra nada tiene que ver con los 65.000 difuntos que conseguirá Reino Unido, lo que me lleva a pensar que alguien en nuestra sanidad se pasa con las pastillas a la hora del desayuno.

Los dilapidados estadísticos serán reales, de aquí a unos meses en concreto. Mientras, he podido leer en varios medios frases apocalípticas de lo mal preparados que están los centros de salud. Bueno, sin que sirva de precedente ni mucho menos, quiero romper una lanza por la sanidad española. Es cierto que tiene mil fallos y defectos pero yo, que estoy al otro lado de la barrera y lo vivo de cerca, puedo asegurar que medicinas y vacunas hay, desde hace mucho, no las suficientes aún, pero las hay. Para empezar, no está mal. Cuando llegas, te encuentras con un par de cajas donde pone: 'Antibiótico para pandemia'- Curioso título. No nos salvarán, pero ahí andan, esperando su momento de protagonismo fugaz.

En cualquier caso, menciono todo esto porque al ver la cifra de Reino Unido me he imaginado que me moría por Gripe A en tres meses. No ha sido un pensamiento catastrófico, no creáis, a mí imaginar desastres me divierte y me da cierta calma. Me he imaginado cinco días en cama con fiebre, me ingresaban al ver que no remitía e intentaban aislarme por el bien de mi familia, luego moría sin más. Esa parte en concreto no me la he imaginado. He pensado: Si alguien se interesara mucho por mi vida, quizá averiguaría que meses antes estuve imaginando mi propia muerte, se enteraría que me ponía los pelos de punta de alegría al imaginar un mundo sin mí, no por instinto suicida, que no, que no va la cosa por ahí, sino como un suceso general del mundo que me parece interesante-

La muerte es interesante, la vida también, pero la muerte mucho más. Lo malo es que esas bonitas cifras serán personas, gente a la que no quiero poner cara, mucho más que estadísticas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario