viernes, 28 de agosto de 2009

Los momentos que te cambian la vida siempre parecen imborrables pero, hoy, al pensar en una noche de sábado metida en un taxi hace más de dos años, me he dado cuenta de que se olvidan, como todo lo demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario