domingo, 6 de septiembre de 2009

FUTUROS LEJANOS

Dentro de no demasiado tiempo yo ya no estaré aquí, ni tampoco tú que me estás leyendo. Porque 70 años no son nada para la historia, vuelan y se pierden en menos de lo que tardamos en decir ‘Felicidad, qué bonito nombre tienes’.

Hoy he sido consciente de que, al igual que la gente muere, los blogs lo hacen. Dentro de un tiempo alguien intentará controlar la cantidad de basura cibernética que crece sin freno. Las vidas de escritores anónimos desaparecerán sin pena ni gloria cuando ni ellos estén presentes para verlo.

Puede que dentro de cien años alguien lea esto, puede que internet sea nuestra particular visión de las ‘cápsulas del tiempo’ y, esta vez sí, podamos conocer de forma fiable cómo han sido las sociedades en cáda época. Algunos textos serán testimonios que enseñar a los colegiales y los videos, muestras costumbristas de toda una generación.

Alguien abogará por borrarlo todo, renovarse o morir. Yo, ahora mismo, creo que no sería positivo. Tenemos en nuestras manos una de las armas más libres para expandir el conocimiento y puede ser de ayuda a mucha gente. Quizá mis bisnietos puedan conocerme por este texto, podrán decir: Era nuestra bisabuela, anticuada y con ideas retro, con dudas para nosostros resueltas, pero la hemos podido conocer.

Este baúl de los recuerdos algún día servirá para algo. Espero. Y tristemente podrán encontrarse blogs olvidados, conocer toda un año de alguien que ya ni se acuerda de su propio nombre o llorar con las historias de gente que nunca conocerán.